viernes, 14 de abril de 2017

Siete años.

Siete años,
menos seis meses
que nos robaron.
Siete años
de dormir
a tu lado.
Siete años
de luchar
por las mantas,
de compartir
cuarto de baño.
Siete años
de amarte
y de engondar gatos.
Siete años
de cosquillas,
de hacernos rabiar,
de ser tu y yo
contra el mundo.
Siete años
y la última
de mis siete vidas,
a tu lado.

jueves, 6 de abril de 2017

Lo hice por amor

Cuándo la parca
venga a buscarme,
me gustaría poder decir
que todo lo que hice
lo hice por amor.
Que cada arma
que cogí,
que todas las bragas
que bajé,
que la pluma
que esgrimí,
y la espada
que enfundé,
fue por algo
que no era yo mismo.
Quizá a veces
no fue así,
pero ojalá poder poner
en el último verso
antes del punto y final,
lo hice por amor.

martes, 21 de marzo de 2017

Vaso medio vacío.

Mi alma,
como un vaso
medio vacío.
Lo intento llenar,
con palabras,
con mujeres,
con la bebida,
contigo.
Parece que crezca,
cada noche,
sin prisa ni pausa,
o quizá solo crezca
mi maldita sed.

domingo, 12 de marzo de 2017

Imperfecto desconocido.

Escribo a diario
lo que no te supe decir
y paso las noches
dando a otras
lo que no te di.
Es mas fácil extrañarte
que estar contigo,
y poco a poco
vuelvo a ser para ti
un imperfecto desconocido.
Mañana romperé mis papeles
para no romper un corazón
que nunca fue mío.

sábado, 11 de marzo de 2017

Donde nunca he estado.

He estado en tu corazón,
o eso me gusta pensar.
También recorrí tus labios,
tu blanca piel
y tus rincones mas profundos.
Pero hay una parte de ti
que siento que nunca he tocado,
algo detrás de tu mirada,
algo que se me escapa
como arena entre las manos.
Ese pequeño rincón,
esa cara oculta de tu vida,
dónde nunca me has invitado.

lunes, 6 de marzo de 2017

Quédate con el Sol.

Quédate
con los rojos atardeceres,
y para mi las largas noches
de tu ausencia.
Quédate con el Sol
de mis mañanas,
que yo me quedaré
con la luz de tu mirada.
Quédate con los días sin mi,
me conformo
con una vida contigo.
Quédate todo,
pero quédate conmigo.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Tu mirada.

Quítate el maquillaje,
las gafas, la ropa.
Quítate las palabras,
la educación, la experiencia,
los años, la piel.
Quédate sólo
con tu mirada
Mírame como yo
nunca supe verme,
enséñame a ver
como tu lo haces.
Déjame perderme
en ella otra vez.