domingo, 22 de enero de 2017

Tocarte

Quisiera,
aunque sólo sea
una vez mas,
tocarte.
Arrancarte las notas
que no se sacarle
a mi vieja guitarra.
Darte placer
una vez y otra,
mientras gimes
y muerdes mi almohada.
Que durante un momento
solo existan para ti
mis manos,
mis labios,
mis dientes,
mi pene.
Bañarnos una y otra vez
el uno en el otro.
Dormir dentro de ti
de puro cansancio.
Y que aunque nunca
vuelva a suceder,
que en mitad de la noche
te asalte el recuerdo
de que una vez te toqué.

sábado, 21 de enero de 2017

Mártires.

No soy digno
de que entres en cama
pero una palabra,
un beso,
una caricia,
o un simple gesto,
bastará para sanarme.
Somos dos ladrones
clavados a una misma cruz,
tocando nuestras heridas
para no creer
el uno en el otro.
Negándonos tres veces
antes de que el gallo cante,
ésta noche,
consumiremos nuestra carne
y derramaremos sangre ajena,
para olvidar por un segundo
nuestros pecados.

miércoles, 18 de enero de 2017

Te escribiré.

Te escribiré
los versos mas apasionados
con mi sangre,
con mi saliva,
con mi semen,
usando cada milímetro
de tu pequeño cuerpo
como papel.
Un verso
por cada vez
que te he decepcionado,
por cada noche de anhelo,
por cada amanecer sin tu piel.

lunes, 16 de enero de 2017

Darte todo.

Quisiera colmarte
de caricias,
de besos,
de canciones.
Desgastarme
los labios
y los dedos
sobre tu blanca piel.
Darte todo
lo que no supe recibir.
Porque perderme en ti
es la única manera
de encontrarme.

sábado, 14 de enero de 2017

Solo hay dos cosas.

Para mi solo hay dos cosas:
Las palabras con las que juego,
las palabras que me dices
y las que no,
las palabras que me inspiras,
las palabras que te confío
y las que callo.
Luego está tu carne,
la que te hace real,
la que te hace inalcanzable,
la que te hace cercana,
la que siento cálida y dulce,
la que siento distante,
la que se pone de gallina
con mis caricias,
la que no quiere que la toque.
Sólo dos cosas
quizá haya muchas otras,
pero en mitad de la noche
ninguna de ellas importa.

miércoles, 11 de enero de 2017

Valió la pena.

No fui el primero
de la clase,
tampoco marqué nunca
un mísero gol.
No gané
ninguna guerra,
ni escapé
de la cárcel.
Pero estuve,
aunque sólo fuera
por un instante,
en tu corazón,
y eso sí valió la pena.

domingo, 1 de enero de 2017

Frontera.

Pienso en tu piel,
blanca, suave, perfecta,
la mas dulce
de las fronteras.
Quiero volver a estar
bajo ella.
Deseo vivir
en lo mas profundo
de tu vientre,
en tu corazón
y en tu cabeza.
Pero tengo miedo,
de perderte,
de tenerte,
de que sea igual,
de que no sea lo mismo.

Entre nosotros.

El tiempo pasa,
como hojas secas
arrastradas por el viento,
pero no para mi.
Me quedé atrapado
en la fría distancia
que hay entre nosotros.
Una vez mas
volverás a mi cama
y será como si nunca
te hubieras ido,
aunque no tengo muy claro
si en realidad has estado.